martes, 18 de septiembre de 2007

Julio López


Julio López tenía unos 47 años cuando fue tomado por las manos represivas de la última dictadura.
Entre las diagonales de la ciudad de La Plata fue llevado a distintos centros clandestinos de detención.
Encerrado, torturado, incomunicado estuvo durante 32 eternos meses, entre octubre de 1976 y junio de 1979.


Años después de que la Democracia llegara a estas tierras, entre idas y vueltas, olvidos y desaciertos, con justicias en dosis desordenadas, se llegó a los benditos y necesarios juicios contra los ex represores todavía sueltos y caminando libremente entre nosotros.
En una de las causas contra el ex comisario Miguel Etchecolatz, uno de los principales seres aberrantes aficionados a las torturas, Julio López era uno de los testigos querellantes.
No era fácil para este hombre de 77 años tener que revivir, a través de sus recuerdos, pensamientos, sentires y decires, toda aquella odisea que vivió y padeció bajo el poder destructivo de estos criminales.
Sin embargo, dio su testimonio y no sólo por valentía, sino como un gesto grandioso de humanidad. Él sabía muy bien que no fue la única víctima de aquellos tiempos, y sus palabras inundadas de verdad, podían llevar al responsable de tanto dolor y muerte a terminar sus días en prisión, como correspondía desde hacía ya bastante tiempo.

Etchecoltaz fue condenado finalmente a prisión perpetua el 19 de septiembre pasado. Entre otros varios hechos, fue culpado de la desaparición y las torturas sufridas por Julio López. El testimonio de este fue clave para identificarlo.


El 18 de septiembre, es decir, un día antes del veredicto contra su represor, Julio López fue visto por última vez, pasando a ser el “primer desaparecido durante la Democracia”.
Nuevamente, como en aquellos nefastos tiempos, nadie vio nada, y nada se sabe de él hasta el día el momento.


Hoy se cumple un año de un pasado que volvió a presentarse.
Hoy se cumple un año de la nueva desaparición de Julio López.

11 comentarios:

modes amestoy dijo...

sigamos exigiendo la justicia.
Un abrazo

Jake dijo...

gasper....a veces me da vergüenza tener vergüenza de estas cosas...
cómo decirles a las nuevas generaciones ?
con qué cara??

que post !

gracias

lola dijo...

Aunque las tiranías se extingan parece que siempre queda en pie algún seguidor y lo paradójico es que normalmente son individuos que ni siquieran vivieron ese momento histórico, si no ¿cómo explicar la cantidad de jóvenes seguidores de la doctrina nazi?. El mundo está verdaderamente loco ¿tendrá remedio aún?

Naimad dijo...

Coincido con Jake... como le explico a mis hijas que todos son argentinos? Que los hijos de puta pueden ser peores que el tipo malo de Lazy Town y que nada se soluciona con una canción, y lo que es peor, nada se soluciona? Cómo les explico que todos los valores que les enseño a diario son realmente los que valen la pena?? Se que todo pasa por mi, que obviamente soy yo quien las debe formar, pero casos como este te hacen pensar mucho en lo que les dejamos como país para mañana y en como preparlas para lo que se les viene, no sólo para que sepan distinguir "el bien del mal", sino para que puedan defenderse.
Ya me fui al joraca, perdón...
Mientras no olvidemos a López, ni a los desaparecidos, creo vamos a seguir por el buen camino y recordar todo eso es una forma de enseñarles...
Abrazo

Gioconda dijo...

Ya 1 año!
Y que dice Kirchner?
cri cri cri

saludos!

Arleqino dijo...

¿será que la represión aún existe?
¿será que el terror sigue regando nuestras conductas cotidianas en formas más "sutiles"?
se puede conmemorar un hecho para que en lo posible no vuelva
o se puede recordar un hecho para amenazar.
no sea cosa que a vos también te pase, zurdito de mierda... no te olvides quién ganó aquella vez.


...incluso la democracia nos la dejaron ellos...




¿quién ganó?
¿cuáles eran los "bandos"?

Beatrix dijo...

Un hombre valiente, callado por una horda de cobardes, que triste y repetido retrato de la humanidad.
Abrazo

Una Pepina dijo...

Julio Lopez es un ejemplo del total y absoluto desamparo en el que vivimos.
Ese hombre ha muerto dos veces.
Las dos desamparado.

Evan dijo...

Estoy con Jake, cómo le explicas a un chico joven, que sucedió lo mismo que la epoca de dictadura... eso quiere decir que esta democracia es a medias...

Un beso!

Delirius Jeje Je dijo...

Nunca más!

hoy me sorprendió la noticia de que "La Corte bonaerense revocó un fallo que beneficiaba a los asesinos de Cabezas". Algo de esperanza tengo que tener.

SAlu2

Franziska dijo...

¡Cuánta miseria! Es terrible esa noticia porque en la mente de todos sabemos por donde pueden andar los culpables pero ¿qué pasa? Hay que volver a montar un grupo de ciudadanos que se pregunten -como hacían las madres- ¿dónde esta Julio López? Porque Julio López somos todos. El pueblo no debe callar.