lunes, 1 de octubre de 2007

Edades sin tiempos

¿Cuándo se acaba la vida?
Algunas personas creen que eso sucede cuando las canas, cuando las arrugas, cuando algunos achaques, cuando la jubilación, cuando…




Sin embargo depende de cada uno cuándo decimos basta y hasta dónde se es capaz de avanzar.
Y aunque para muestra basta un solo botón, acá van tres casos que demuestran que el tiempo pasa por el cuerpo pero no por el alma.

1. Rozinete Pameira Serra es una abuela brasileña de 51 años que dio a luz a gemelos que resultan ser sus propios nietos.
Ofreció su vientre para que les implanten allí los óvulos ya fertilizados de su hija de 27 años, y así ayudarle a cumplir su sueño de ser madre.
Los dos chicos gozan de muy buena salud, con una madre feliz, y una abuela con el corazón de oro.

2. Adelfa Volpes, de 82 años dio el “sí” en la ceremonia de casamiento en la que contrajo matrimonio junto a Reinaldo Waveqche, de 24 años.
Y más allá de los comentarios y prejuicios que se escuchan a su alrededor, ellos despejan las dudas sobre los “intereses” que puede haber detrás de esta acción, asegurando que “la relación se basa en el respeto mutuo”, y en la posibilidad de ser feliz, como tienen derecho cualquier persona sin importar la edad.

3. María Amelia de la Coruña tiene 95 años y un blog que es visitado por cientos de personas en el mundo.
Su nieto le hizo este original regalo acorde a los tiempos de hoy, y ella, sin asustarse ante el desafío y atenta a las explicaciones que le daba el pequeño, comenzó a interactuar con colegas de diferentes edades que tienen en común el amor por la escritura y la juventud del espíritu.


Entonces… ¿Cuándo se acaba la vida?
En el preciso momento en que decidimos dejar de vivir.

17 comentarios:

Rosa azul dijo...

la vida se acaba simplemente cuando dejas de amar..
igual no quiero en vejecer como dice una chica de un blog me quede atrapada en nunca jamas.
saludos lindo tu nuevo blog

José Camúñez dijo...

Quizá la vida se acabe el día que dejas de soñar...

lola dijo...

Hay personas jóvenes que parecen ancianos, y ancianos llenos de vida. Mi padre vivió hasta los 97 años, y trabajó hasta los 90, precisamente cuando dejó de hacerlo fue cuando empezó su declive, aún así se mantuvo lúcido hasta bien pasados los 95. Mi madre tiene 92 años, y tiene una vitalidad increíble: cose, hace sopas de letras y cruzadas, escucha su música preferida... así que estoy de acuerdo contigo la vida se acaba cuando se pierde interés en vivirla.

Nobska dijo...

La edad mental es más importante que la edad cronológica. Te envio un abrazo lleno con muchas ganas de vivir.

Sol dijo...

Leo de vez en cuando el blog de María Amelia, me encantan sus historias tan llenas de historia.

Cuando se acaba la vida? Cuando se empieza a morir en vida...

Lindo el post. Un abrazo.

Gioconda dijo...

Bueno, no es tan así. Para muestra vayan a un hospital.
Lo que no quita que se pueda ser un muerto en vida que es mucho peor.
Saludos!

Evan dijo...

Cuando se mueren los sueños se acaba la vida...

Para el amor no hay edad, para estudiar no hay edad, para ser feliz no hay edad, para soñar no hay edad...

Un beso Gasp!

::: GørgôrøtH ::: dijo...

Dolina dice en su opereta, que quienes aman no mueren jamas...
al menos algo parecido a eso recuerdo yo... y no se porque, es la unica parte que me acuerdo. debe ser un tema interesante. aunque por el momento no dan ganas de pensar en la muerte.

Saludos!

Isis dijo...

Hay tantos jovenes viejos!! Hay que enfrentar al enemigo miedo p mantener el alma viva... igual me da un poco impresion lo de la abuelita-madre, pero bueno, bienvenidos sean los gemelos!

Naimad dijo...

La vida se acaba cuando ya no hay sueños ni luchas por realizar. Mientras te levantes cada mañana con algo porque luchar, siempre vas a estar vivo.
Abrazo

Alicia dijo...

Qué lindo, Gásper.

Como dice Lennon: "... life is whay happen tou you while you are bussy making other plans..."

Pero qué difícil es a vecer no desperdiciar sus horas o hasta creerla acabada.

SeñalesDeHumo dijo...

Cuando ya no le pones ganas y la dejas escapar! Pueden irse muchas cosas y pueden venir muchas mas,la vida es sabia siempre te ofrece un espacio para disfrutar.
Me gusta tu blog.

Arleqino dijo...

y también están los ejemplos a contrario: ¡cuánta gente de corta edad son empleados municipales! -por ejemplo.

muy buena reseña.

un abrazo

Luna dijo...

Holaa
Que lindo post,pude entrar a ver el blog de la abuelita de 95 años ..muy entretenida.
Saludos y gracias por pasar a mi blog de vez en cuando.
Saludines



______________a__________a
_____________aaa________aaa
____________aaaaaaaaaaaaaaaa
___________aaaaaaaaaaaaaaaaaa
__________aaaaa_aaaaaaa_aaaaaa
__________aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
___________aaaaaaaaaaaaaaaaaa
____________aaaaaaa__aaaaaaa
_____________*.*.*.*.*.*.*.*.*.
__a_________aaaaaaaaaaaaaaaa
_aaa_______aaaaaaaaaaaaaaaaaa
_aaa______aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
_aaa_____aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
_aaa____aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
__aaa___aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
__aaa___aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
__aaa____aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
___aaa____aaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
____aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
_____aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Miau Miau

Franziska dijo...

Yo voy añadir la historia de una australiana con 87 años se lanzó en paracaídas para colaborar en la recaudación de fondos para la lucha contra el cancer. Se lanzó desde 3.000 metros de altura y cuando aterrizó de lo primero que se preocupó fue de su dentadura pues quería estar guapa en las fotografías para los medios de comunicación.

Otra mujer Rita-Levi Montalcini, neuróloga, Premio Nobel de Medicina, de 98 años. Sigue trabajando para becar a niñas africanas para que estudien y prosperen ellas y sus países, Y sigue investigando y sigue pensando. No se jubila. Afirma que la jubilación está destruyendo cerebros. El cuerpo se arruga es inevitable pero no el cerebro.

Clarice Baricco dijo...

Si tienes razón en tu final.

Muchos abrazos con vida.

a Silvia dijo...

Morire el día en que deje de contemplar con asombro a la luna, el día que me deje de parecer maravilloso la lluvia, el día que no deje de esconderme del sol. ese día todo me parece igual y mi vida habra perdido sentido.
Un besito soñador