lunes, 9 de junio de 2008

El fútbol está loco, loco, loco


A pesar que falta todavía una fecha más por jugarse, se podría decir que, por lo menos para los equipos de arriba, ayer terminó el torneo local argentino.
Hay un equipo ganador del mismo (river plate) impensado casi hasta para ellos mismos, si es que se puede recordar que hace tan solo un mes, después de perder el Superclásico y quedar eliminados de la Copa Libertadores de una forma desconcertante (ganaba por dos goles de diferencia y contaba con dos jugadores más que su rival), estallaron las internas entre sus propios jugadores y hasta su misma hinchada los recibieron arrojándoles kilos de maíz, aduciendo y haciéndose cargo a su conocido mote de “gallinas”.

Sin embargo, un mes después, es el equipo que sacó más puntos en este torneo corto y pudo gritar “campeón” después de extensos cuatro años de sequía.


En el otro extremo, Boca Juniors, el, por ahora, último campeón de la Copa Libertadores, quedó afuera de la misma en semifinales, aunque la gran mayoría haya opinado que había jugado mucho mejor y que era injusta la eliminación del torneo internacional.


Es decir, un equipo que juega de igual a igual con equipos mexicanos o brasileros, que impone respeto a sus rivales, y que cuentan con un juego y plantel favorable… pierde.
Y otro equipo con la hinchada en contra, con jugadores que piensan solamente en sus individuales y no en el juego colectivo, y con el rumbo errado… gana.


Son cosas del fútbol… Y eso que no se habló del mundo Racing Club!!!

3 comentarios:

Delirius Jeje Je dijo...

Fue el River campeón más tibio que conocí.
Aún siendo de River y viendo a Boca jugar en el Maracaná contra los brasileños, sin duda merecía pasar a la final.

pero igual...

(Me parece que Boca no sale campeón, jeje!)

Salu2

Gioconda dijo...

Eso es lo lindo del fútbol (además de los jugadores jaja), si fuese siempre igual sería un embole.
Y lo digo siendo de boca.

Besos

RD dijo...

River quedo eliminado de la copa libertadores, por los huevos que pusieron los 9 jugadores de San Lorenzo de Almagro que quedaron en la cancha aquella noche en el monumental.

Las dos rafagas de Gonzalo Bergessio en aquel arco que daba a la hinchada del ciclon, las gallinas jamas se la van a olvidar.

y boca..., despues de tantas copas ganadas con un poquito de suerte (sin decir "mucha": casos como el del cruz azul mexicano, o los penales contra el palmeiras), era hora de que todo vuelva a la normalidad, y que como paso con independiente, aprendan que ese ciclo (el mas glorioso de la historia del club), ya se termino, y que todo lo que venga de ahora en adelante, no va a ser ni una sombra de eso.

saludos cuervos!