jueves, 18 de septiembre de 2008

Peligro sobre ruedas


En esta oportunidad no me refiero a los casos extremos de aquellos que conducen sus autos pasando semáforos en rojo, o de los que corren picadas en zonas transitables, o manejan alcoholizados.
En esta oportunidad se trata de dos actitudes tan insólitas como lamentables, que obligan a un replanteo sobre los estudios psíquicos de quienes se trasladan sobre ruedas.

El primer caso es el del médico que conducía su auto acompañado de su esposa y, según explicaron con un tono frío, no se percataron de que habían atropellado a un joven limpiavidrios y mucho menos que lo venían arrastrando desde varias cuadras atrás.
Recién se enteraron cuando se detuvieron (¿por casualidad?) en una estación de servicio a cuatrocientos metros del incidente y fueron alertados por todos los que tristemente fueron testigos de la macabra escena.

El segundo caso es el de un automovilista estacionado sobre la izquierda y en doble fila. Un agente se acerca y le advierte la infracción pero al no recibir respuesta, comienza a labrar el acta de infracción. El conductor lo insulta, lo toma de la ropa y pone en marcha la camioneta, arrastrando al policía unos cincuenta metros, momento en que se detuvo al ser cruzado por otros dos vehículos.


Algo muy serio está ocurriendo en nuestra sociedad que se está volviendo tan violenta.
Y muchas veces, un pequeño altercado sirve como excusa para descargar la ira interior.
Me pregunto si estas personas podrán reconocer sus imágenes en los espejos, si podrán reconocerse al clavar sus miradas en el espejo retrovisor que los acompaña cada día.

6 comentarios:

FER! dijo...

creo que esas personas tienen algo que nosotros no tenemos... y viseversa...

el carnet de conducir es una acreditación de confianza que le otorga la sociedad a alguien, que le permite suvirse a un vehículo y pasear por la ciudad. cuando la sociedad ya no confía en el comportamiento de esa persona, tendría que sacarselo.

Pero estamos en argentina... Bienvenido a mi país.


Saludos.

FER!

Constanza dijo...

manejar en santiago también, cada día más, es una locura. parecen dementes al volando. nadie respeta a nadie y te tiran el auto encima. ufff

mabel casas dijo...

gasper
hola también vuelvo al barrio y como dice el tango "ya no habrá nada igual"
conocí la primer noticia que mencionás y me espantó la frialdad y el alerta de como vamos en esta humanidad
lo peor es a donde vamos?
y esto no es solo aquí los datos de actos de irracionalidad violenta se leen de todo el mundo...
algo sucede , algo genético tóxico contaminante...no es casualidad...pareciera que a ningún científico se le ocurre estudiar causas...pero si reproducir el inicio del universo...
debería preocupar para el fin
cariños

lola dijo...

Hola, aquí han puesto el carnet por puntos, hay personas que han perdido todos los puntos a la primera.
Pero esto que comentas de la violencia no sólo se da en la conducción, sino en cualquier sitio ya, puedes entrar a cualquier foro de un periódico y hasta la noticia más inocente puede provocar reacciones violentísimas, creo que la frustración de las personas va en aumento, y cualquier excusa es buena para desatar esa ira que llevamos dentro. Me da miedo esta sociedad.
No soy monárquica, pero esta noticia
es un ejemplo de lo que te comento.
Saludos

MAR dijo...

MAS VALE PREVENIR ...QUE LAMENTAR.
BESOS
MAR

lola dijo...

Veo que no salió bien el enlace, por si te interesa vuelvo a dejártelo
http://blogs.20minutos.es/rosyrunrun/post/2008/09/16/tortas-entrar-el-colegio-leonor